15 de junio de 2015

Fin de semana redondo, como un Cuenco.


El pasado sábado 13 de junio hice algo que no había hecho antes: realizar dos Conciertos de Cuencos Tibetanos en un mismo día.

Por la mañana, en Calatayud, me rodeé de lo mejor: niños. Es tan fácil como difícil tocar para ellos. A la vez que son unos ángeles y se portan muy bien, se convierten en demonios cuando al acabar la sesión les dejo tocar a ellos los Cuencos, las Tingsha, Campana... el ruido es ensordecedor a veces. Pero sarna con gusto no pica, como se dice. ¡¡Lo pasamos todos pipa!!










Por la tarde tuve el placer y honor de hacer sonar los Cuencos Tibetanos en un lugar muy especial: La Casa Toya, en Aluenda (Zaragoza). En particular en la más grande de las salas de madera, especialmente diseñada para eventos de este tipo.

Fue una actividad enmarcada en un retiro organizado por el Centro de Yoga OM SHANTI de Calatayud que regenta Ishwari, una profesional del Yoga formada en La India, además de gran amiga.

Unas veinte personas disfrutaron de la sesión conjunta, un Concierto de Cuencos Tibetanos Dinámicos. Uno de esos que realizo en el que los Cuencos se mueven por toda la sala, se posan sobre el abdomen, pecho o sus manos, y llega a lo más profundo según ell@s mism@s me explicaron después.

Un fin de semana redondo, como un Cuenco Tibetano. ;-)