1 de junio de 2018

AUSTRIA: 1° semana

 
Vine a Austria con muchas ganas de trabajar, de realizar mi trabajo en consulta: ver personas, escucharlas, ayudarlas en su Camino, echarles una mano con sus bloqueos, mostrarles el Camino para la Autorrealización y el encontrarse a sí mismos... y fue Austria desde el primer día quien me ha hecho escucharme, me ha ayudado en el Camino de realizarme y reencontrarme.

Llegué hace una semana, un día lluvioso, y pensé que hasta la lluvia venía a darme la bienvenida, y sonreí. Me encontré con mi amigo Luis Sloboda, un pintor que me dará cobijo en su casa hasta el día 3 de junio. Vamos a Tadten, donde vive y trabaja. Me dejo llevar: la primera mañana en la que me despierto en Tadten me dice que volvemos a Viena, a ver a un amigo común: el Doctor Blab.

Alguna vez ya he hablado de este singular personaje en este blog. Es un médico que dejó la Medicina Alopática y un buen puesto para trabajar no desde un hospital sino desde el Corazón. Sus Tratamientos mejor no explicarlos aquí, porque ni os lo creeríais, pero el nivel al que está es alto, muy alto.

He tenido la suerte de trabajar con él, en su consulta, con sus pacientes. Asistió el año pasado a uno de mis Cursos de Cuencos Tibetanos, pues tiene una colección chula (algunos míos) en su consulta. Se convirtió desde 2015, la primera vez que nos vimos, en un amigo. Y para mí es todo un referente en Terapia, y en lo personal y profesional. Sí, le admiro. Hablar con él es muy inspirador, y me llena el depósito para largo cada vez que tenemos, como la semana pasada, una hora para estar juntos solos y hablar con el Corazón. Conoce mucho de mí, mucho. Y como decía aquel centurión romano: "una palabra tuya bastará para sanarme". Y así fue, no una palabra, sino una hora hablando con él, lo que me sanó y cambió mi Ser.

Al salir de su consulta, de nuevo ya con mi otro amigo Luis, despidiéndonos, como siempre me hice con la primera tarjeta de muchas que aparece en la Recepción. Son en alemán, no entiendo nada, pero siempre cuando escojo una y me traducen, parece que ha sido dejada ahí para mí. Esta vez versaba de algo que habíamos hablado y mucho en la previa conversión:

 "El jardín de mi corazón es el único lugar que me da paz en abundancia"


Vuelta de nuevo en tren a Tadten. Dejamos la cuidad y entramos en Burgenland: sol, aire fresco, comida bio y natural, y campo, mucho campo. Tadten es un pueblecito de 1.200 habitantes. Vivo en la casa de Luis, en la calle a la que da nombre su estudio de pintura, o Atelier: Ateliergasse. Vivo rodeado de silencio por las noches, mucho mucho silencio, me baña la luz directa de la Luna todas las noches en la cama; por la mañana me despiertan los mirlos, desayunamos en su jardín, paso consulta escuchando también mirlos, hago horario austriaco y a las 12:30 estamos comiendo. Tengo tiempo para estudiar Acupuntura, para pasear a diario en bicicleta y ver conejos y hasta un ciervo, o cruzar la frontera con Hungría a dos ruedas... también tiempo para perderme en el Atelier y salir de este mundo disfrutando sus muchos cuadros, Luis me enseña a pintar el mío (por primera vez en mi vida), me enseña los alrededores, incluso rozamos Eslovaquia viendo Bratislava a 5 kilómetros en la llanura que nos lleva cruzando el Danubio al Castillo Schlosshof, o a la casa donde nació Josef Haydn. Y más y más visitas. Aprovechamos mucho el tiempo... y me conecto con mi Ser más interno.

Durante la semana que llevo aquí he realizado tres Conciertos de Cuencos Tibetanos, los tres al aire libre, y uno de ellos muy especial, por la noche: a la luz de la luna llena de Vesak, que para un budista es todo un evento... también he realizado numerosos tratamientos individuales de Kinesiología y Terapia de Sonido; y para este fin de semana que inicia el mes de junio tengo preparado un Retiro que dirijo en el que podré impartir clases de Cuencos Tibetanos y Meditación Anapana principalmente:



Estos siete días han sido muy inspiradores y me han cargado las pilas para afrontar el resto de mes que me queda por delante de trabajo intensivo en Viena a partir del día 5. Se me quedan más cosas en el tintero, pero lo más importante es que las he vivido y ahora puedo transmitir mejor mi trabajo aquí. Danke Austria!


 

 
Luis me lleva a visitar Castillos, monumenos, aire libre...

Tengo un tractor verde... o lo tuve por un rato!

Aquí vive Luis. La calle lleva el nombre de su estudio o Atelier

Ofrecí dos conciertos de día al aire libre; más otro a la luy de la Luna Llena de noche.

Aprendiendo y disfrutando del Sonido en Tadten...

Todos los días hemos salido, todos, a pasear por diferentes Caminos alrededor de Tadten.