16 de octubre de 2015

Viena Experience

La experiencia en Viena, Austria, fue asombrosa. La receptividad con que me recibieron en aquel país ha sido especial. Estuve desde el 24 de agosto, durante dos semanas, impartiendo terapia individual principalmente. Los Cuencos Tibetanos y su sonido cautivó tanto a quienes llenaron agenda durante esas dos semanas de mi estancia, como en el Concierto que ofrecí en el Centro "Yoga-Spirit-Soul".

El éxito fue tal que ya tengo programada una segunda visita, esta vez de tres semanas, durante el próximo febrero (2016). Si el tiempo me acompañó esta vez creo que en la siguiente no lo hará tan cálidamente...

Tanto las sesiones de relajación, las meditaciones guiadas y la terapia individual calaron en los y las vienesas. También el Concierto. Como aquí en España, tampoco en Austria es muy conocido el Cuenco Tibetano, y ahí es donde entra mi labor...

Como el tiempo no me dio para más, tuve que priorizar sobre mis visitas a otros colegas terapeutas. En esta ocasión me impresionó alguien muy muy pero que muy especial en cuanto al trabajo con Frecuencias Sanadoras. Hablo del Doctor Edmund Blab.

Edmund Blab es uno de los poquísimos, pero poquísimos terapeutas en Europa y en el mundo que trabajan con frecuencias especiales: desde simples frecuencias de baja onda a frecuencias eléctricas de mayor índole... Además de otros instrumentos y técnicas que difícilmente podríais creer si no veis su Centro. Tuve la suerte, la gran suerte, de conocerlo personalmente y de que me enseñase su Centro y sus técnicas. Me sometí a sus tratamientos, alguno de ellos claro, no da tiempo en un día a probar todo lo que tiene allí... y me cuesta explicar con palabras lo avanzado y profundo de su técnica. Si vais a Viena y queréis experimentar algo muy fuerte os dejo su web (que no le hace justicia y además sólo en alemán): www.kidsana.at, o preguntarme directamente y sin problema os daré su referencia.

Otra visita obligada en Viena, además del tranvía, los Heuriguer o el Danubio, eran un matrimonio amigo mío y de los Cuencos Tibetanos... Él tiene una colección hermosa y muy cuidada de Cuencos, la mayoría aportados por mí de Nepal, os dejo la última foto para que veáis con qué AMOR los guardan en su casa...

En resumen, la experiencia en Austria fue genial. Y si vais por Viena no faltéis a ver al Dr. Blab, es increíble. En febrero nos vemos de nuevo las caras!! 

DANKE WIEN!!!


Cartel del Concierto en Viena

Friederike me regló de su propia huerta estos maravillosos tomates y ciruelas. DANKE!!

El más grande Monocorde que he visto y podido tocar por un momento... guauuuu

Horas antes del Concierto... ;-)

Genial alternativa para vegetarianos en muchos restaurantes vieneses. Os indico en la siguiente foto la dirección de este, el MEJOR, por si váis por Viena.

 El mejor Restaurante. Pocos hacen la comida al momento con productos frescos, de temporada. Todos los camareros súper amables, y además Sybille os atenderá en español.

Vista panorámica del Danubio... y yo que pensaba que el Ebro es ancho...

Escalera sonora, según pisas suenan notas cual un piano. Musik-Museum.

En el Musik-Museum
Semáforo en Viena. No he visto nunca a gente tan respetuosa con ellos. No se los saltan ni los peatones!

Libros de libre disposición en la calle. Deja o llévate el que quieras.

Aquí donde bebí esta copa de vino compuso Bethoveen su "Novena Sinfonía", inspirador...

calle del psicólogo y tocayo Oskar Spiel

De visita a una de las mayores tiendas de Cuencos Tibetanos de Viena.

Esta es alguna de las opiniones que me escribieron mis pacientes. Sólo entiendo la última frase, pero supongo que con la sonrisa que escribían todo está bien...

De Museo en Museo... encontré esto. Interesante, no?

Algún casi tocayo de nombre...

ojo! Esto es la clave WIFI de una cafetería...
Otra visita obligada es el músico español afincado en Viena M. Abadías, quien me dejó un libro suyo "Un Método no Usual de Trompeta", donde encontré frases tan bellas como esta.

Esta es la fotografía de la que os hablo arriba. El cuidado con el que guardan los Cuencos Tibetanos es asombroso....